El cliente es el centro del negocio

Existe una gran realidad en el mundo empresarial, el cliente es el centro del negocio, el bien más preciado. Atender bien es esencial, y más esencial aún saber que los clientes esperan mucho más que un producto o servicio que están adquiriendo. Los clientes buscan una experiencia satisfactoria.

Ofrecer un buen producto o servicio ya se tiene como algo de hecho, es decir, el cliente ya no duda que debe ser así. La atención al cliente está directamente conectado a la experiencia y es una cuestión estratégica para mantener clientes.

La preocupación con la atención debe empezar ya en los primeros contactos, en el periodo de la prospección, el encantamiento del cliente ya puede empezar en esta fase y madurar con el cierre de la venta. No se debe olvidar que la primera impresión debe ser la mejor posible para que el cliente se sienta a gusto y guarde una buena imagen ya sea del producto o de la empresa.

En el caso de productos que demanden asistencia técnica, los responsables de las mismas deben atender con el mismo padrón de atención con el que fue conquistado el cliente, sin olvidar de cumplir al pie de la letra todo lo que fue convenido entre las partes u ofrecer una explicación racional si existe cambios.

Cuando algo sale de lo previsto en una atención, como ser atrasos en la entrega o equivocarse con el pedido, siempre se debe ofrecer algo de valor al cliente ya sea descuentos o algo a más de regalo, para demostrar que la empresa desea disculparse por el mal momento, y  en verdad se importa con el relacionamiento que existe, ya que él ha optado por nuestra marca entre las diferentes opciones que tenía en el mercado.

En el caso de dudas, reclamos o consultas, el cliente debe tener la misma atención o mejor que cuando estaba adquiriendo el producto o servicio. No se debe olvidar en este paso que se trata de mantener a un cliente, usted ya lo ha conquistado, ahora está en la fase de mantenerlo. El cliente no debe perder la seguridad en seguir consumiendo sus productos o servicios.

La buena atención al cliente está más relacionada con una actitud empresarial que las grandes cantidades de dinero que se pueda invertir, cuanto más creativo, mejor. Todo esto repercute directamente sobre la productividad del equipo de trabajo al sentirse motivado con la consecución de los objetivos de la empresa.