Innovamos o nos quedamos.

¿Cuál cree que será el impacto que tendrá en la economía nacional la implementación de una buena gestión innovadora en el sector público?

La gestión de la innovación es el proceso de organizar y dirigir los recursos de la organización (humanos, materiales, económicos) con la finalidad de aumentar la creación de nuevos conocimientos, generar ideas que permitan desarrollar nuevos productos, procesos y servicios o mejorar los ya existentes, y transferir ese conocimiento a todas las áreas de actividad de la organización (OVTT), lo cual beneficiará directamente a la economía nacional de forma positiva.

(**) La participación ciudadana está más pendiente de lo que ocurre en el gobierno, y con un mayor interés por atacar la corrupción administrativa. El acceso libre a la información es un tema delicado en mucho de nuestros países. Si bien, hay informaciones que el Estado debe resguardar, porque pudiera atentar contra la propia estabilidad de las instituciones, pero son excepciones. En principio, la información es pública y existe el derecho a saber. Por tanto, cuando un ciudadano va a solicitar una información pública es obligación de dársela. Lo único que el ciudadano debe hacer es cumplir con los causes de las propias normas y procedimientos.

Estamos acostumbrados a que solo nos hablen de derechos, pero también tenemos deberes, por ejemplo lealtad a las instituciones del Estado. Los ciudadanos tienen que proteger las instituciones públicas, porque son suyas. Pero también las personas, tienen la obligación de darle un uso correcto a la información que recibe. Es ahí donde entra el deber de buena fe, el ciudadano debe actuar de buena fe frente al Estado, colaborando con la gestión pública.

Hay una dignidad humana que no se puede echar por la borda. El hecho de ocupar un cargo no te da derecho de maltratar al ciudadano que viene a solicitar un servicio o trámites, que finalmente son los que pagan el salario. Muchas veces al ciudadano no le importa mucho que los resultados de la gestión no sean lo que ellos esperan, cuando le dan un buen trato, por lo menos entienden que había una buena intención y lo que hubo fue imposibilidad de brindarle el servicio o trámite que fue a buscar.

Estos son procesos largos, tanto de reformas y transformación del Estado, así como de modernización de la administración pública, inician pero nunca termina. Porque cada vez el ciudadano exige más, entonces el Estado debe estar permanentemente replanteándose para poder responder. Es así que el país se está ubicando en un lugar importante, sus esfuerzos son reconocidos, y esperamos que esos esfuerzos impacten en el bienestar social.

Si la prensa no es capaz de proyectar estos esfuerzos que se hacen en la administración pública en forma objetiva hacia la ciudadanía, no se legítima. El Estado tiene la obligación de luchar para que los medios se alíen a este proceso y que ellos difundan y proyecten estos esfuerzos, pero sin dejar de lado la crítica que debe de hacer.

**(Gregorio Montero, Secretario CLAD).